El Antiguo Régimen de Francia



Desde la Edad Media Francia había estado dividida en un sistema de tres clases o estados. El primer estado era el clero, el segundo la nobleza, y en el tercero estaban todos los demás habitantes. Se trataba de un sistema rígido y abusivo, que sólo con la Revolución Francesa empezaría a ser cuestionado.

El primer estado, el clero, estaba conformado por todos los líderes religiosos a cargo de la Iglesia Católica. Siendo el 1% de la población, los miembros de esta clase poseían el 10% de las tierras de Francia. Obtenían dinero rentándoselas a los campesinos, a quienes también les cobraban un impuesto llamado diezmo, que era obligatorio y consistía en la décima parte de sus ganancias.

El segundo estado, la nobleza, era el 2% de la población total, poseyendo el 25% de las tierras de Francia. Los miembros de esta clase también le cobraban impuestos al tercer estado.

Por último estaba el tercer estado, que era el más perjudicado por este sistema. En este grupo se encontraban los campesinos, los artesanos, y los comerciantes, quienes además de hacer sus trabajos para subsistir, debían pagar el diezmo a la Iglesia, las cuotas feudales a los nobles, y un impuesto a la tierra con el que sostenían al rey. Su poder político era nulo y no había forma de ascender en la escala social. Este estado era el único que pagaba impuestos, ya que tanto el clero como la nobleza estaban exentos de su pago.

Esta situación cambiaría con la Revolución Francesa. Los revolucionarios se referirían despectivamente a este sistema como el Antiguo Régimen.



Historia Universal >> La Revolución Francesa >> El Antiguo Régimen de Francia
© Copyright 2009-2016 Historia Simple