Corinto



La Antigua Grecia estaba compuesta por muchas polis pequeñas, cada una de ellas conformada por una ciudad junto a sus tierras aledañas. Corinto, con 900 kilómetros cuadrados de montañas y tierras cultivables, era una de ellas.

En el siglo VII a. de C, un hombre llamado Cípselo depuso al gobierno de Corinto y se designó a sí mismo gobernante de la polis. Este tipo de líder, que concentraba todo el poder, era llamado tirano. Cuando Cípselo murió, su hijo Periandro lo sucedió como tirano. Sin embargo, una vez que falleció, fue reemplazado por un consejo de 80 hombres. Este nuevo tipo de gobierno, controlado por un pequeño grupo de personas, se conoce como oligarquía.

En el aspecto militar, los soldados corintios pelearon junto a otras polis griegas para repeler las invasiones de los persas. Sin embargo, cuando Esparta y Atenas empezaron a pelear entre ellas, Corinto colaboró con Esparta luchando contra Atenas.

Corinto también se destacaba en el ámbito cultural, ya que en ella se fabricaban cerámicas hermosas. Para decorarlas, en vez de pintura, usaban una mezcla de arcilla aguada. Al cocer la cerámica en el horno, las áreas pintadas con la mezcla de arcilla se volvían oscuras, mientras que las otras quedaban de color marrón claro o rojizo, dependiendo del tipo de arcilla.

Corinto es un ejemplo de la independencia que tenía cada ciudad-estado; con su propio gobierno, ejército, y cultura.

Historia Universal >> Los Griegos >> Corinto
© Copyright 2009-2016 Historia Simple