La Guerra en la Antigua Grecia



Las polis griegas combatían entre ellas frecuentemente. En la Guerra del Peloponeso, por ejemplo, Atenas y Esparta lucharon entre ellas durante 27 años. Cuando se veían amenazadas por un enemigo extranjero, sin embargo, las polis olvidaban sus peleas, se aliaban, y combatían juntas.

El principal enemigo de los griegos era el Imperio Persa. Los combates contra Persia duraron desde 490 hasta 449 a. de C. Los reyes persas intentaban constantemente someter a Grecia y hacerla parte de su imperio. La primera vez que los griegos pudieron detenerlos fue en la Batalla de Maratón, y esto les hizo ganar confianza en sí mismos. Finalmente, en 330 a. de C., bajo el mando de Alejandro Magno, fue Grecia la que terminó invadiendo al Imperio Persa.

La polis más guerrera de la Antigua Grecia era Esparta. En ella los niños eran separados de su familia a los 7 años y desde ese entonces eran entrenados para el combate. A los 20 años se volvían soldados y se dedicaban exclusivamente a pelear. Los espartanos no habrían podido subsistir si no hubieran tenido esclavos conocidos como hilotas, que se ocupaban de plantar sus cultivos. Los griegos decían que un soldado espartano valía por muchos soldados de otro tipo.

La unidad distintiva del ejército griego era el hoplita. Se trataba de un ciudadano-soldado que iba de a pie, y se destacaba por llevar un armamento bastante pesado. Cuando entraban en combate, los hoplitas unían sus escudos y empuñaban sus lanzas, formando un enorme tanque humano que arrasaba a los enemigos. Esta formación se conoce como falange.

Si bien los griegos poseían arqueros y caballería, eran los hoplitas los que definían las batallas.

Historia Universal >> Los Griegos >> La Guerra en la Antigua Grecia
© Copyright 2009-2016 Historia Simple