La Florencia del Renacimiento



La ciudad de Florencia es el lugar donde comenzó el Renacimiento a finales del siglo XIV. En aquellos días, Italia no era todavía un país, ya que en su territorio había muchas pequeñas ciudades-estado, cada una gobernada de manera diferente. A menudo estos estados peleaban entre ellos, a veces formando alianzas.

Roma era poderosa políticamente porque allí estaba el Papa, que era la autoridad máxima la Iglesia Católica. Cuando un Papa moría, se elegía uno nuevo. Todas las familias ricas y poderosas anhelaban que un miembro de su familia ocupara el puesto de Papa. Era común que estas familias tuvieran varios hombres jóvenes convertidos en curas para tener influencia en la Iglesia.

En Florencia era habitual que las familias ricas quisieran establecer lazos de amistad entre ellas. Para lograrlo, buscaban que sus hijas se casaran con hombres ricos de diferentes ciudades.

El poderío de Florencia no se basaba en poseer un gran ejército; tampoco tenía un fuerte, ni una buena posición para controlar el comercio. El poderío de Florencia estaba basado en sus bancos y en el manejo de las finanzas. En este aspecto se destacaba la familia de los Médici, cuya inteligencia para los negocios fue muy importante para convertir a Florencia en un centro del Renacimiento.

Además de las finanzas, otra actividad por la que se destacaba Florencia era la industria de vestimenta: los comerciantes traían lana inglesa y seda china, que eran usadas para confeccionar la ropa más magnífica de toda Europa.

Otras ciudades importantes en la Italia del Renacimiento eran Venecia, Milán, y Génova.

Historia Universal >> El Renacimiento >> La Florencia del Renacimiento
© Copyright 2009-2016 Historia Simple