Roma invade Britania



Antes de la invasión romana Britania era poblada por los Britones. De lengua y cultura Celta, los Britones estaban divididos en diferentes tribus lideradas por reyes que vivían en fortalezas en las colinas.

En la Britania céltica no existían los pueblos. La mayoría de los celtas eran granjeros que vivían en casas de techo redondo hechas de madera. Frecuentemente las tribus vecinas peleaban entre sí.

Poco antes de la invasión, el general romano Julio César estaba conquistando la Galia, la región donde se ubica Francia. Durante el transcurso de la conquista, César afirmó que los Britones habían apoyado a los Galos en las campañas en su contra y por eso decidió atacar su isla.

Julio César intentó dos veces invadir Britania, primero en el 55, y luego en el 54 a. de C. En ambas ocasiones, los guerreros británicos y el mal clima doblegaron a su ejército, obligándolo a regresar a la Galia.

Aproximadamente cien años después, en el 43 de nuestra era, el Emperador Claudio envió otro ejército para invadir Britania. Esta vez la invasión fue exitosa, estableciéndose la provincia romana conocida como Britania.

Algunos Celtas decidieron acordar la paz con los Romanos a cambio de poder mantener sus reinados. Estos líderes eran conocidos como los reyes clientes. Según el acuerdo, una vez que murieran, sus tierras quedarían para los Romanos. Sin embargo también hubo resistencia a la invasión: en el castillo Maiden, arqueólogos encontraron esqueletos de hombres jóvenes de esa época; en sus huesos se podían apreciar cortes de espadas romanas.

El Imperio Romano tuvo una fuerte influencia en el futuro de Britania. Los ingleses miden distancias en millas, pies y pulgadas: así es como se medía en la Roma de esa época. Antes de la llegada de los romanos los Britones no sabían leer ni escribir. Hoy en día, además de utilizar el alfabeto romano, el idioma inglés cuenta con muchas palabras provenientes del latín.

Historia Universal >> Los Romanos >> Roma invade Britania
© Copyright 2009-2016 Historia Simple