Los Libros y el Renacimiento



Durante la Edad Media, casi todos los libros que existían pertenecían a las iglesias o a las universidades. Estos libros estaban escritos a mano, y a menudo tenían dibujos bastante elaborados, también hechos a mano. Fabricar un libro llevaba mucho tiempo y esfuerzo, por lo que había muy pocos, y en consecuencia eran muy caros.

Aún si una persona común hubiera entrado a un monasterio y hubiera mirado un libro, no habría podido leerlo ya que su texto habría estado en latín, que era el idioma utilizado dentro de la Iglesia Católica.

Todo esto cambió en 1455, cuando se fabricaron los primeros libros impresos en Europa. El método para imprimirlos mejoró rápidamente, con lo que grandes libros como la Biblia pudieron ser fabricados y vendidos a menor costo. Fue entonces que los fabricantes de libros empezaron a imprimir todo lo que fuera interesante: escritos de los antiguos griegos, de los romanos, poesía, obras de teatro, libros de matemática, y muchas cosas más. En poco tiempo miles de personas tuvieron a su disposición una enorme cantidad de conocimiento.

A diferencia de la Edad Media, en la que los libros habían estado solamente en los monasterios y en las universidades, a partir del Renacimiento comenzaron a estar al alcance de todos.

Historia Universal >> El Renacimiento >> Los Libros y el Renacimiento
© Copyright 2009-2014 Historia Simple