La Revolución Industrial



La Revolución Industrial fue un proceso que se inició en Inglaterra, a finales del siglo XVIII, y consistió en la incorporación de máquinas a la producción de bienes. Este proceso cambió el estilo de vida de todas las sociedades en las que fue apareciendo.

La mejora en los métodos de producción fue consecuencia de la filosofía de la época. Poco antes de la Revolución Industrial, había surgido un movimiento cultural conocido como la Ilustración. Este movimiento sostenía entre sus principios que la razón humana ayudaría a mejorar el mundo. La creación de máquinas y su utilización como medios de producción son el resultado de aplicar la razón a la fabricación de bienes.

Es interesante analizar por qué la Revolución Industrial surgió en Inglaterra y no en otros lugares del mundo. Por un lado, esta nación, junto con Francia, fue uno de los dos países en los que la Ilustración se había difundido más intensamente. Por otra parte, se trataba de un país que tenía un buen abastecimiento de carbón y acero, en el que predominaba una cultura que apreciaba las innovaciones técnicas.

Con la Revolución Industrial, debido al incremento en la eficiencia de la producción, la cantidad de productos disponibles aumentó espectacularmente. Entre sus efectos se destacan los siguientes:

  1. Mucha gente abandonó su vida en el campo para trabajar en alguna industria, con lo cual empezaron a florecer las ciudades.
  2. Los talleres artesanales fueron quedando obsoletos ante fábricas que ofrecían más productos a menor precio.
  3. La eficiencia fue aumentada tanto por las máquinas productoras como por la especialización laboral, es decir, el aumento en la cantidad de personas expertas en algún aspecto de la producción.

Con el transcurso del tiempo la industrialización de Inglaterra fue siendo imitada en otros países. Aunque todavía sobreviven algunos talleres artesanales, y regiones en las que predominan, en general la Revolución Industrial se difundió por todo el planeta mejorando la calidad de vida de la población.

© Copyright 2009-2016 Historia Simple